La plantilla de Policía Nacional en Fuengirola no tendrá, de nuevo, refuerzo policial

Los datos arrojados por el Plan Verano Seguro 2016 no dejan lugar a duda: Fuengirola sigue siendo una de los numerosos municipios olvidados por el Ministerio del Interior.

Parece ser que a la alcaldesa de Fuengirola no le interesa luchar por la seguridad de la ciudadanía fuengiroleña y sus visitantes. A pesar de formar parte del mismo engranaje político que el Gobierno en funciones, un verano más Fuengirola se encuentra ante la arriesgada situación de no contar con un refuerzo en la plantilla de Policía Nacional para el verano, en el que la población se triplica, e incluso, cuadruplica.comisaria

En lugar de solicitar que Fuengirola, epicentro de la Costa del Sol y destino preferido de numerosos turistas, refuerce la plantilla, la Concejala de Seguridad y alcaldesa ha preferido cargar ese trabajo a la policía local, que ya se enfrenta a una inconmensurable carga de trabajo en estas fechas. Así lo confirmó la semana pasada, cuando numerosos hosteleros de la zona centro dieron queja pública de la alarmante subida de hurtos que ha habido en el mes de junio.

Hay que recordar que, como aseguran desde el Sindicato Unificado de Policía, un tercio de la plantilla disponible habitualmente se marcha de vacaciones durante los meses estivales, y a Málaga solo se han destinado 58 efectivos, distribuidos entre Málaga capital y Marbella.

Según el Secretario General de los socialistas fuengiroleños, Javier García León, la situación es más peligrosa aún. “Ya no se trata solo de que no vengan efectivos, o de que un tercio esté de vacaciones, es que de entrada las comisarías de la Costa del Sol cuentan con un déficit de plantilla superior al 30% de forma habitual. Todo esto unido es una bomba de relojería que la Concejala de Seguridad debería saber manejar debido a su puesto, pero está claro que no es así. La solución no es quitar de un sitio para poner en otro; hay que poner las cartas sobre la mesa y no permitir que Fuengirola quede olvidada por el Ministerio del Interior, como viene ocurriendo en los últimos años. Mula debería instar al organismo central a que no condene a Fuengirola a una situación de peligrosidad en sus calles”.