La asamblea del PSOE decidió por abrumadora mayoría que García León vuelva a ser el portavoz

Ningún voto avaló al actual portavoz en el Ayuntamiento para que continúe en su puesto. Sí hubo alguna abstención. 

Los socialistas fuengiroleños no miran para otro lado a la hora de afrontar cuestiones que entienden deben tener conocimiento los vecinos, en aras a la transparencia y a las exigencias que reclaman los ciudadanos a los partidos políticos. 030214 Portavocía GMS Fuengirola

A pocas semanas de ser elegida la nueva dirección política, se han reunido nuevamente en asamblea para analizar, entre otros asuntos, la negativa del actual portavoz a cumplir con el espíritu emanado de los votos de la militancia y del deseo mayoritario del partido para que no siga siendo la principal voz de la organización en el Consistorio. 

Se ha abierto además un interesante debate, tanto en el interior de la organización como en la en la ciudad, sobre si este tipo de debates en el seno de la misma deben llevarse con sigilo o si por el contrario se deben hacer partícipes a los principales protagonistas de la vida pública: Los ciudadanos.

Al contrario de la opacidad del PP, el PSOE de Fuengirola considera que estos debates interesan a la ciudadanía porque no es malo que sepan cómo funcionan los partidos y como se gestionan sus votos.

La crisis de los partidos tienen como origen la opacidad  y secretismo en su forma de organizarse, y quizás va siendo hora de que con total normalidad se sepa cómo funcionan internamente. Con el PP quizás haya que esperar más, suelen caer en intrigas secretas como la que azotó – a nivel andaluz-  a la anterior portavoz en el Parlamento, a quien despojaron de la portavocía y se inventaron excusas peregrinas cuando la realidad es que no la soportaban sus propios compañeros de filas.

Los socialistas democráticamente deciden sobre los puestos que deben ocupar sus cargos orgánicos e institucionales, y aunque es sabido que las actas son individuales desde el punto de vista legal (esto es otro debate interesante), los puestos dentro de los grupos electos los marca el partido, y en este particular  no sólo en el PSOE, sino también en todas las formaciones.